Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Al Ibex volar por encima de los 16.000 puntos. A la economía española a las puertas de la Champion League. Dos crisis de las gordas en las muescas del revolver del Tuco. Francotirador de cualquier tema que huela a burbuja. En el Economista.es desde 2016 y siempre en la trinchera de Internet. Chiflado del cine, por si no se nota.
renta fija

El bono americano a diez años ha superado hoy el 3,8% de rentabilidad, marcando máximos de 2011. En corto espacio, de algo más de dos años, un suspiro cuando hablamos de deuda, el T-Note se encuentra en el tercer mayor mercado bajista de su historia. Hay que remontarse a la I Guerra Mundial y al lanzamiento del Plan Marshall para observar un ajuste de esta magnitud. La gran diferencia es que los anteriores períodos duraron décadas y décadas.

Pocas veces una recesión está siendo tan telegrafiada. Después del verano, la situación se iba a poner cruda y los datos preliminares de PMI en septiembre confirman el peor de los escenarios. Anticipan una caída del PIB, en el tercer trimestre, del 0,1%. El frenazo de la actividad económica es el mayor registrado desde 2013. Los expertos hablan sin ambages del inicio de recesión en el Viejo Continente. La peor parte se la lleva Alemania, la gran economía de Europa más expuesta al gas ruso. "El deterioro de su economía lleva un ritmo no visto fuera de la pandemia desde la crisis financiera mundial".

Las subidas de tipos de interés suelen atragantarse a las bolsas. Las buenas rachas bursátiles y unos bancos centrales duros no son compatibles, pero el S&P 500 está desafiando esta teoría. En ocho de cada diez citas anteriores, ha registrado fuertes ascensos. ¿Será esta vez diferente?

La valoración del Stoxx 600 basado en las previsiones de beneficios ofrece un descuento del 30% frente a las expectativas de Wall Street. Esta brecha no era tan grande desde 2005, pero lo que debería ser una oportunidad única para los inversores, con un euro por los suelos, puede convertirse en una trampa mortal. Primero porque parece difícil que el S&P 500 mantenga estos niveles, todavía se mantiene cara. Y segundo, porque para los expertos el duro invierno no está descontado en las expectativas de ganancias de las empresas europeas.

Volskwagen y Porsche comparten historia, familia fundadora y capital. La salida a bolsa es el último capítulo más propio de Lazos de sangre, tras años de enfrentamiento entre dos clanes de la familia Porsche. La operación devuelve el cetro de poder Wolfgang Porsche dentro del mayor fabricante de vehículos del mundo.

política monetaria

La inflación sigue siendo el principal quebradero de cabeza de los bancos centrales y pocas veces en una semana se concentran tantas reuniones decisivas. Pese a que el petróleo y otras materias primas están dando un respiro a los precios, alrededor de una docena de instituciones monetarias tiene cita y hora con los tipos. Y mostrarán su perfil más duro.

El PIB español registró en 2021 un crecimiento en volumen del 5,5% respecto a 2020, según el avance de la Contabilidad Nacional Anual de España. Este dato supone un incremento de cuatro décimas respecto al adelantado el pasado 31 de marzo. El nuevo cálculo, con los nuevos datos disponibles, apunta a una mayor aportación de la demanda nacional (5,2%, frente a 4,7%) y una menor contribución de la demanda externa (0,3%, frente a 0,5%). El consumo de las familias aumentó un 6,0% frente al 4,6% avanzado en marzo. También se revisa los datos de 2020, en plena pandemia. La caída pasa del 10,8% al 11,3%, con lo que se aleja los niveles precrisis. La brecha con 2019 asciende al 6,8%.

Isabel Schnabel, miembro del Consejo de Gobierno del BCE, no descarta que en la próxima reunión del 8 de septiembre algunos miembros “saquen el tema” de finalizar las reinversiones del vencimiento de la deuda adquirida a través del PEPP, que ha permitido mantener a raya los intereses de la deuda italiana y española, en los últimos meses.

El BCE endurece su discurso oficial de cara a la reunión del 8 de septiembre. Isabel Schnabel, miembro del Consejo de Gobierno, concede una larga entrevista a Reuters, para lanzar un mensaje claro. "Las preocupaciones sobre la inflación no han cambiado, respecto a julio", ha declarado para abrir la puerta a otra subida de 50 puntos básicos. Y, además, admite la posibilidad de entrada en recesión de la zona euro.

ECONOMÍA

La inflación en Estados Unidos ya ha tocado techo, o al menos esa ha sido la conclusión que muchos economistas y analistas han sacado tras conocerse la semana pasada el índice de precios al consumo (IPC) de julio del país norteamericano. Sin embargo, la situación a este lado del Atlántico es muy diferente: más de la mitad de los países de la Unión Europea (UE) registran un IPC anual a doble dígito y los expertos aseguran que la inflación en el Viejo Continente está lejos de enfriarse. La fuerte subida de los precios afecta directamente a las familias, lo que previsiblemente lastrará el consumo y, por tanto, al devenir económico de toda la región. Cada vez son más las voces que auguran una pronta y dura recesión como consecuencia de la elevada inflación (y el endurecimiento monetario para hacerle frente). De hecho, la economía de la eurozona ya ha comenzado a contraerse.